aereoAdemás del flete marítimo existe la opción de contratar flete aéreo. Este constituye la opción más rápida de envíos China – México. Pudiendo
tener un tiempo estimado de entrega entre 3 – 4 días como mínimo y 15 días como máximo, dependiendo del servicio contratado.

Aunque sabemos que este flete es costoso a comparación del flete aéreo, a veces es la mejor opción para nuestros pedidos, dependiendo del tipo de producto, volumen y peso del mismo.

Dentro de las empresas más importantes y más usadas por los importadores se encuentran:

Cuando tu pedido es aéreo, el proveedor tendrá que poner la dirección ya sea de tu domicilio para que lo importes en tu misma ciudad, o el domicilio del Agente Aduanal que te dé el servicio correspondiente.

En estos casos las importaciones se realizan directamente en la oficina de la aduana de los aeropuertos.

Empaque.

En este tipo de fletes es muy importante la forma de empacado, al igual que en el envío marítimo, con la diferencia de que aquí tus cajas pueden sufrir comúnmente traslados de un avión a otro, mismo motivo por el cual pueden ser dañadas con mayor facilidad. Por lo cual, verifica muy bien cómo te van a mandar estos pedidos empacados, deben de ser de la manera adecuada.

Rastreo de envíos.

La forma de rastrear el envío, es mucho más sencilla para este tipo de flete que para el flete marítimo, ya que el proveedor te dará un número de guía con el cual podrás rastrearlo vía internet en las diferentes páginas de los proveedores de mensajería aérea.

Por ejemplo:

Si tu proveedor usa la mensajería de UPS, él te dará un número como este:

TRACKING NUMBER: 1Z09728E6748670903

Tú lo podrás rastrear de la siguiente manera:

Entras a la página de UPS, www.ups.com

Te posicionas donde va el número de guía y escribes tu número, le das RASTREAR.

Y puedes observar el desarrollo de tu envío, en este caso, este envío ya ha sido entregado y recibido por su destinatario.

Es importante que sepas el status de tu pedido, así como cuando va a llegar, si hace alguna parada adicional en algún otro lado, o cualquier demora que pueda tener, para que estés preparado y reacciones de acuerdo a la necesidad de la contingencia.